Solo existe un tipo de amor

Cuando nacemos, nos ponen sobre el pecho de nuestra madre para que volvamos a escuchar su corazón. El latir fue, durante 9 meses, nuestro estado de plenitud máxima. Asociábamos el latido con el calor, los nutrientes y el aire que solo podían significar una cosa, no íbamos a morir. El latido del corazón de nuestra madre es la primera experiencia de amor que tenemos. Por eso, escucharlo una vez salidos de su vientre nos calma.

Nacemos en un mundo frió y cruel, pero inmediatamente sentimos en nuestra mejilla el mismo calor que sentíamos en nuestra gestación, esta vez en su pecho. Este nos da calor y nos alimenta, mientras el mundo conspira en contra nuestra. Ese amor es el más grande que existe. Un ser que da, desde su propio cuerpo, el alimento para que otro crezca. ¿Qué es el amor, sino el acto más desinteresado y precioso que pudiera existir?

Durante nuestros años en la escuela y universidad, ¿Con quién nos juntamos? Con nuestros pares, quienes compartimos gustos, opiniones, abrazos y peleas. No nos juntamos con quienes nos hacen sentir indefensos o alejados. Nuestro mejor amigo no es el bully que nos espera en el recreo para ser objetivo de sus burlas. No somos amigos de quienes hablan a espaldas nuestras. Nos juntamos con quien nos reímos, con quien sentimos cercanos.

Reírse hasta llorar es sentir ese calor primario. Nos sentimos seguros con quien podemos confiar nuestros secretos y penas. Pero el amor no es solo lo que nos dan, sino también lo que damos. El amor se mantiene de manera recíproca, sino, es falaz. Aquí es donde yo, con mi pensamiento actual me paro. Pero hasta no hace muchos años me veía resignado aceptando la frase “es su forma de amar” o “es la manera que tiene de mostrar cariño”. ¿Cómo puede ser que la primera caricia dada por una madre se convierta en un golpe en el brazo?

¿Existen muchas maneras de amar? No, solo una. Amar es sentir calor mutuo con la otra persona, entregar desinteresadamente sin buscar nada en retribución. El amor es aceptar al otro como un ser único e individual, que piensa, que siente, que tiene una vida propia. El amor no es posesión, ni celos, ni violencia. Un otro no es depositario de nuestras frustraciones o expectativas.

Soy muy consciente que hay mucha gente que no tiene la suerte de tener una madre. También sé que no todos los chicos que tienen, no viven con ella por “x” circunstancias. Este escrito es solo para justificar cualquier “forma de amar” que sea perjudicial para la salud física-psíquica-emocional de un tercero. La familia, la amistad y el noviazgo no van a estar sujeto a otras condiciones más que la existencia del amor y la ausencia de violencia.

Entonces, ¿Hay solo una forma de amar? Si, recuerden la primera vez que sintieron frió y volvieron a sentirse seguros en una sala de parto.

 

 

Gracias por leer.

ATTE, Juampi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: